lunes, 11 de octubre de 2010

Trichomonas gallinae

Tranquilos, no se trata de una extraña divagante norteamericana o centroasiática. Trichomonas gallinae es un parásito protozoario  causante de una enfermadad  que afecta al aparato digestivo de aves domesticas como palomas, pavos y pollos, y también a diversas aves silvestres.
Aquí abajo un retrato del susodicho

El motivo de que le dedique esta entrada es porque revisando artículos atrasados de BIRDGUIDES, me he encontrado con ESTE del pasado mes de Agosto, en el que se trata la disminución de las poblaciones británicas de algunos fringílidos por causa de esta enfermedad. Según los científicos del Garden Bird Health initiative (GBHi), se trata de una enfermedad emergente en las poblaciones de aves de jardín en gran parte de Inglaterra. En el centro del pais, la población de Verderón común disminuyó en un tercio en el primer año de la aparición de la enfermedad. El estudio también reveló un descenso del 20% de la población de Pinzón vulgar. La mayoría de la mortalidad se da durante los meses de verano y otoño, y parace ser que los brotes se han venido sucediendo desde su aparición en 2005. Como se trata de un organismo poco resistente en condiciones ambientales, su método de transmisión es por la alimentación de los pollos con la "leche de buche", o por la contaminación de agua de bebida o el alimento, como en el caso de las aves de presa que se verían afectadas por el consumo de palomas afectadas. Su morbilidad es del 100% y su mortalidad es variable, aunque un 50% de sus cepas son altamente patógenas, siendo su periodo de incubación entre 7-10 días.
Desconozco si en España se está haciendo, en la actualidad, algún tipo de estudio al respecto ( vaya desde aquí mi sugerencia para una posible tesis doctoral), pero desde luego me parece un tema a seguir de cerca. Sólo conozco la realizada en 1994  por Elena Muñoz López con la dirección de Juan Francisco Gutierrez Galindo. Si conoceis otros trabajos sobre el tema, os agradezco de antemano que me lo digais.

2 comentarios:

Toño Salazar dijo...

Muy interesante entrada, Marcos. Recuerdo haber leído no sé dónde que una de las críticas que se hacían a algunos fotógrafos de fauna era que, para fotografiar rapaces (perdiceras, reales, etc.), colocaban palomas domésticas como señuelo, y existía la posibilidad de transmitir la tricomoniasis.

Marcos Suárez dijo...

Bueno pues se me ocurren dos sugerencias al respecto:
-Que previamente las desparasiten con metronidazol.
-Que busquen otras formas menos traumáticas para hacer "fotazas". Yo desde luego me quedo con esta última.
Gracias por el comentario colega.
Saludos.